OZONO EN CAMPOS DE GOLF

Belleza, Prestigio, Confort

Las premisas a cuidar en una instalación de Golf

El uso del OZONO en los procesos de mantenimiento es ya, hoy, fundamental



Estas instalaciones enfrentan grandes desafíos, primeramente la obligatoriedad de tener un mantenimiento excelente en todos sus ámbitos, con clientes de la misma excelencia y exigentes en cada paso. Como segundo desafío,  el gran consumo de agua que requieren para mantener las instalaciones perfectas y por consiguiente, el gran gasto en productos para el cuidado del cesped, la grama y el embellecimiento del entorno.

Tratamos dos temas de interés, el Riego y la Desinfección total del agua potablilizada o recuperada.

RIEGO.

El riego de campos de golf y de césped se realiza, en general, con agua potabilizada a través de la aportación de cloro o bien a través de aguas recuperadas en cuyo tratamiento también se ha utilizado el cloro, cuando se sabe que el cloro es uno de los elementos más perjudiciales para el césped.
 
Independientemente de ello, el césped desarrolla distintos tipos de enfermedades. Las más habituales son la mancha parda, el marchitamiento por curvularia, la mancha foliar por Helminthosporium, la mancha foliar gris, quemazón por pythium, el anillo de hada, la roya (causada por Puccinia spp), nematodos, hilo rojo, fusarium, entre otros… Las causas son diversas, así como lo son las soluciones.

El Dpto. de Fitopatología del Colegio de Agricultura y Ciencias Medioambientales de la Universidad de Georgia realizó un estudio sobre el comportamiento del agua ozonizada en el riego de césped, descubriendo que el agua ozonizada, a una concentración de entre 70 a 80 mg., se ha revelado como la mejor solución para eliminar todo tipo de toxinas fúngicas.

EL OZONO EN EL RIEGO DE CAMPOS DE GOLF Y JARDINERÍA

El poder de penetración del agua ozonizada en el subsuelo es otra de las ventajas que permiten corregir la mayor parte de las causas de enfermedades que pueda padecer el césped. Las investigaciones se han realizado en distintos tipos de césped, entre ellos el césped de San Agustin, zoysia, césped bent, césped centeno, festuca alta, ciempiés y bermuda.
 
La actividad germicida, bactericida y fungicida del Ozono previene del ataque de todo patógeno, evitando las condiciones que favorecen el desarrollo de enfermedades en el césped.
 
La tecnología del Ozono permite desarrollar equipos que, en estas concentraciones, incluso pueden trabajar sin conexión eléctrica, activándose la producción de Ozono mediante la propia presión de agua.

LOGROS.

  • Plantas y raíces con más vigor.
  • Aumento de la superficie de las raíces y de las hojas.
  • Mayor anclaje de las raíces al terreno.
  • Al protegerlo de contagios, se reduce la mortandad de las plantas.
  • Mayor resistencia a las plagas.
  • Desarrollo mucho más rápido.
  • Al variar la biología del suelo, se aprovechan los componentes orgánicos.
  • El Ozono, que hace explotar las moléculas de las paredes celulares, logra que los microorganismos no desarrollen tolerancia

BENEFICIOS.


  • Mayor floración.
  • Colores más vivos y un verde más intenso.
  • Menor consumo de agua.
  • El Ozono mantiene los goteros limpios y desinfectados, evitando que se obstruyan por contaminación o por depósitos de biofilm (ácidos húmico, fúlvico y tánico)
  • Reducción y eliminación de productos fitosanitarios, aumentando la calidad de las plantas.
  • El crecimiento de las plantas es mucho más rápido.

DESINFECCIÓN DEL AGUA RECUPERADA


Se entiende por aguas recuperadas, aquellas aguas residuales depuradas que han sido sometidas a un proceso de tratamiento adicional o complementario que permite adecuar su calidad al uso al que se destina.

Para el riego en uso agrícola, en España (como referencia) y según el Real Decreto 1620/2007, se permite que dichas aguas contengan 1 huevo de nematodo intestinal por cada 10 litros, así como E. coli a razón de 100 ufc (Unidades Formadoras de Colonias) por cada 100 ml para riego de cultivos en los que hay contacto directo del agua con las partes comestibles para alimentación humana en fresco; 1000 ufc para riego de cultivos de consumo humano no fresco, pastos y acuicultura; y 10.000 ufc para riego localizado de cultivos leñosos sin contacto agua-frutos, cultivos ornamentales, viveros y productos no alimentarios. Esto nos indica una permisibilidad en la legislación, que puede llevar a algún caso de contagio ya que, aunque se aplican limitaciones estrictas para alejar esa agua de los frutos y del cuerpo de plantas y árboles, siempre pueden darse errores o accidentes.
 
Tanto el E.coli como la salmonela, son las bacterias más frecuentes en las infecciones alimentarias. La E.coli se adhiere de forma especial a las hojas de las espinacas, lechugas o rúcula, resistiendo hasta cuatro lavados.
 
Debe evitarse el almacenamiento de las aguas recuperadas, ya que son aguas vivas y, por tanto, susceptible el darse una rápida proliferación de patógenos en ellas. Si fuera imprescindible el almacenaje de estas aguas, la legislación establece que el usuario es responsable de mantener su calidad mediante tratamientos de desinfección.

El uso del OZONO en las aguas recuperadas destruye totalmente cualquier indicio de ufc